Blog / Herni Cartier-Bresson. Padre del fotoperiodismo

Herni Cartier-Bresson. Padre del fotoperiodismo

17 de Enero

Se dice que una imagen vale más que mil palabras. Si crees que eso es cierto, entonces Henri Cartier-Bresson hizo valer cientos de millones de palabras.

Un aficionado a la pintura y a su corriente surrealista, nació en un pequeño pueblo al norte de París llamado Chanteloup-en-Brie, el 22 de agosto de 1908.

Su interés en el arte lo llevó a estudiar pintura en la universidad, en París. Como en esos momentos el movimiento surrealista cobraba fuerza en aquella ciudad, Cartier-Bresson se interesa en esa corriente artística. Pero al poco tiempo, descubre la fotografía y comienza a plasmar su visión del mundo a través de un lente 35mm de una cámara Leica.

Para 1933 ya había montado su primera exposición fotográfica y en 1934 decide viajar por el mundo para retratarlo. Su primer viaje a México.

Venía como parte de la expedición México-Buenos Aires, un proyecto que, junto con periodistas, arquitectos, artistas y sociólogos, buscaban dar a conocer estilos y formas de vida latinoamericanos en Europa.

La expedición no tendría mucho éxito, pero Cartier-Bresson se enamoró de nuestro país y decidió quedarse un par de años, en los que retrató las calles de la CDMX y Oaxaca. O quizá se quedó aquí porque uno de sus compañeros robó todo el dinero de la expedición…

Al encontrarse sin dinero, Cartier-Bresson buscó trabajo en los periódicos de la CDMX y, un día, mientras bebía café, conoció al escritor norteamericano Langston Hughes, quien lo invitó a vivir con él y sus amigos. Cuentan que en El Barrio donde vivían, llegaron a conocer a Cartier-Bresson como “el pequeño hombre blanco con mejillas de camarón”.

En 1935, al final de su primer recorrido por México, expuso su obras, junto a las del fotógrafo mexicano Manuel Álvarez Bravo, en el Palacio de Bellas Artes.

Migró hacia los Estados Unidos en donde siguió su trabajo como fotógrafo a la par de estudiar cinematografía.

Cartier-Bresson no regresaría por otros 30 años a nuestro país. Cuando lo hizo, su estatus era el de uno de los mejores artistas visuales del mundo.

Cartier-Bresson afirmaba que “…tienes el don, o no. Si lo tienes, es una responsabilidad que debes cumplir”.

Y es esta responsabilidad la que lo llevó de regresó a Europa para documentar la Guerra Civil Española y la prensa francesa publica sus imágenes.

Pero la Guerra Mundial lo alcanza y, al estar trabajando para la armada francesa, es capturado por tropas alemanas y encerrado en el campo de prisioneros de Wurtemberg. Allí pasará 3 años, de 1940 a 1943 cuando, después de 2 intentos fallidos, logra escapar y se une a la Resistencia Francesa.

Esto, al igual que muchas de las aventuras vividas a lo largo de su vida, lo llevarían a auto definirse como “anarquista no violento”.

Al vivir en la clandestinidad durante esos años, sus amigos norteamericanos lo creen muerto y le organizan una exposición póstuma en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. Al enterarse Cartier-Bresson de la misma, decide hacer acto de presencia en ella y termina seleccionando más de 300 piezas fotográficas para adicionar a la muestra.

Durante esa exposición y, sentado un día en la cafetería del museo, se plantea crear una de las primeras agencias de fotografía en el mundo: Magnum Photos.

En 1947, los fotógrafos Henri Cartier-Bresson, Robert Capa, George Rodger y David Seymour, junto a Bill Vandivert, Maria Eisner y Rita Vandivert, aportando 400 dólares cada uno, crean una agencia/cooperativa en donde por primera vez, los dueños de los derechos de autor eran los fotógrafos creadores de las imágenes, y no las revistas o periódicos que los publicaban.

Desde su fundación, hasta el día de hoy, Magnum Photos se ha distinguido por contar entre sus agremiados a los más grandes fotógrafos. No solo fotoperiodistas y foto documentalistas sino un equipo formado por personas de todas las nacionalidades y todas las técnicas fotográficas. Es importante resaltar que en todos estos años de existencia, Magnum Photos solo cuenta con 1 miembro mexicano: La fotógrafa y cineasta Maya Goded, que aún está en procesos de candidatura para ser miembro permanente de la agencia.

Con el revuelo causado por Magnum Photos, Cartier-Bresson se dedica a recorrer el mundo, fotografiando los eventos y personajes más importantes de esos años. Fue el último en fotografiar con vida a Gandhi y documentó los últimos 6 meses de existencia del Partido Nacionalista Chino, previos a la subida al poder de Mao Tse Tung.

Regresó a Europa en 1952 y publica su primer libro “El Instante Decisivo” para el que su amigo Matisse diseña la portada y continuaría publicando su trabajo a través de la industria editorial durante 30 años más, mientras viaja por el mundo retratando los cambios en los países y sociedades.

A partir de 1966 deja la agencia Magnum Photos y desde 1974 retomó su primer amor artístico, la pintura, y ocasionalmente tomando fotografías personales y de paisajes.

Aunque falleció el 3 de agosto del año 2004, desde el año 2000 comenzó, junto a sus esposa (y fotógrafa) Martine Franck y su hija Melanie, con los planes de crear la Fundación Henri Cartier-Bresson. Un espacio en donde se recopilara el gran acervo que había creado a lo largo de tantos años de trabajo y pasión, así como rendir homenaje a fotógrafos que comparten sus mismos ideales.

29 de junio
Desayuno UM Coparmex...
LEER COMPLETA
04 de agosto
INAUGURAN FESTIVAL DE VERANO EN LEÓN...
LEER COMPLETA
01 de agosto
Abejas de León: el peculiar vuelo en el arranque de la temporada 2022 ...
LEER COMPLETA
20 de Julio
Gotas, agua, sudor… Bravos de León...
LEER COMPLETA
Solicita Información